Marie Curie: Biografía Resumida para Niños

Por favoringresa o regístrate para dar Me gusta.
Ensayos
Marie Curie para niños

Marie Sklodowska Curie nació en Varsovia, Polonia, el 7 de noviembre de 1867, la más joven de los cinco hijos de Wladislaw y Bronislava Boguska Sklodowska.

Biografía de Marie Curie

Marie Curie para niños
Marie Curie para niños

Su Infancia

Después de que su padre perdiera su trabajo, la familia tuvo problemas y se vio obligada a tomar inquilinos en su pequeño apartamento. Religiosa de niña, Curie rechazó su fe después de que su hermana mueriese de tifus (una fiebre severa) en 1876. Dos años más tarde perdió a su madre por tuberculosis, una enfermedad terrible que ataca los pulmones y los huesos.

Marie era una estudiante brillante, obteniendo una medalla de oro al completar su educación secundaria en 1883. Como las niñas no podían asistir a universidades en la Polonia dominada por Rusia, Marie pasó un año en el campo con amigos por sugerencia de su padre. Al volver a la casa de su padre en Varsovia el verano siguiente, comenzó a ganarse la vida a través de tutorías privadas. También se asoció con la “Universidad flotante”, un grupo de hombres y mujeres jóvenes que trataron de saciar su sed de conocimiento en sesiones secretas.

A principios de 1886, Marie aceptó un trabajo como institutriz (educadora privada) con una familia que vivía en Szczuki, Polonia, pero la soledad intelectual que experimentó allí no hizo más que solidificar su determinación de lograr de algún modo su sueño de convertirse en una estudiante universitaria. Una de sus hermanas, Bronya, ya estaba en París, Francia, pasando con éxito los exámenes de medicina. En septiembre de 1891, Marie se mudó con su hermana a París.

Trabajando en París

Cuando las clases comenzaron en la Sorbona en París a principios de noviembre de 1891, Marie se matriculó como estudiante de física. En 1894 estaba buscando desesperadamente un laboratorio donde poder trabajar en su proyecto de investigación, la medición de las propiedades magnéticas de varias aleaciones de acero (mezclas de metales). Siguiendo una sugerencia, visitó a Pierre Curie en la Facultad de Física y Química de la Universidad de París. En 1895, Pierre y Marie se casaron, comenzando así una asociación extraordinaria en el trabajo científico.

A mediados de 1897, los logros científicos de Curie fueron dos títulos universitarios, una beca de investigación y una monografía (publicación) sobre la magnetización del acero templado. La primera hija de la pareja, Irène, acababa de nacer, y fue entonces cuando los Curie dirigieron su atención a la misteriosa radiación del uranio descubierta recientemente por Antoine Henri Becquerel (1852-1908). Marie tenía la corazonada de que la radiación era una propiedad atómica y, por lo tanto, también tenía que estar presente en otros elementos. Su búsqueda pronto descubrió una radiación similar de torio, y ella inventó la palabra histórica “radioactividad” (la liberación espontánea de radio).

Marie Curie y su hija Irene
Marie Curie y su hija Irene

Mientras buscaban otras fuentes de radioactividad, los Curie habían puesto su atención en la pechblenda, un mineral bien conocido por su contenido de uranio. Para su inmensa sorpresa, la radioactividad de la pechblenda excedía con mucho la radioactividad combinada del uranio y el torio. De su laboratorio, dos documentos llegaron a la Academia de Ciencias en seis meses. El primero, leído en la reunión del 18 de julio de 1898, anunció el descubrimiento de un nuevo elemento radiactivo, que los Curie llamaron polonio después del país natal de Marie. El otro documento, que anunciaba el descubrimiento del radio, fue leído en la reunión del 26 de diciembre.

Desde 1898 hasta 1902 los Curie convirtieron varias toneladas de pechblenda, pero no fueron sólo los preciosos centigramos de radio los que recompensaron sus esfuerzos sobrehumanos. Los Curie también publicaron, en forma conjunta o por separado, durante esos años un total de treinta y dos artículos científicos. Entre ellos, uno anunciaba que las células enfermas, formadoras de tumores se destruían más rápido que las células sanas cuando se exponen al radio.

El final de una era

El momento feliz para este equipo de marido y mujer no duraría mucho. En la lluviosa tarde del 19 de abril de 1906, Pierre fue atropellado por un pesado carruaje y murió instantáneamente. Dos semanas después, se le pidió a la viuda que se hiciera cargo de la publicación de su difunto esposo. Los honores comenzaron a llegar desde sociedades científicas de todo el mundo a una mujer a la que dejaron sola con dos niños pequeños y con la cual ahora quedaba la gigantesca tarea de liderazgo en la investigación de la radioactividad. En 1908, editó las obras completas de su difunto esposo, y en 1910 publicó su enorme ‘Traité de radioactivité’. Poco después de este trabajo Curie recibió su segundo Premio Nobel, esta vez en química. Aún así, Curie no pudo ganarse a la Academia de Ciencias, que una vez más negó su membresía.

Curie dedicó gran parte de su tiempo durante la Primera Guerra Mundial (1914-18) a equipar automóviles en su propio laboratorio, el ‘Radium Institute’, con aparatos de rayos X (Roentgen) para ayudar a los heridos. Fueron estos autos los que se dieron a conocer en la zona de guerra como “pequeños Curie”. Hacia el final de la guerra, Curie ya había cumplido cincuenta años, con gran parte de su energía física ya gastada, junto con sus ahorros, que había invertido patrióticamente en bonos de guerra. Pero su dedicación fue inagotable. El año 1919 fue testigo de la inauguración de su Radium Institute, y dos años más tarde se publicó su libro ‘La Radiologie et la guerre’. En éste dio un recuento muy informativo de las experiencias científicas y humanas adquiridas por la radiología (el uso de la radiación) durante la guerra. Al final de la guerra, su hija Irène, física, fue nombrada asistente en el laboratorio de su madre. Poco después, tuvo lugar una visita trascendental en el Radium Institute. El visitante fue la Sra. William B. Meloney, editora de una revista líder en Nueva York y representante de las innumerables mujeres que durante años habían encontrado en Curie su ideal e inspiración. Un año después, Meloney volvió a decirle a Curie que una suscripción masiva a nivel nacional en Estados Unidos había producido la suma de cien mil dólares, que se necesitaba para comprar un gramo de radio para su instituto. También se le pidió que visitara los Estados Unidos con sus hijas y recogiera el precioso regalo en persona. Su viaje fue un absoluto triunfo. En la Casa Blanca, el presidente Warren G. Harding (1865-1923) le entregó la llave de oro a la pequeña caja de metal que contenía el radio.

Años posteriores

En preguntas que no fueran científicas, Curie rara vez emitió comentarios públicos de cualquier tipo. Una de las excepciones fue su declaración en una conferencia en 1933 sobre “El futuro de la cultura”. Allí se unió a la defensa de la ciencia, que varios panelistas consideraron responsable de la deshumanización de la vida moderna. “Estoy entre esos”, enfatizó, “que piensan que la ciencia tiene una gran belleza. Un científico en su laboratorio no es sólo un técnico, sino que también es un niño colocado ante fenómenos naturales que lo impresionan como un cuento de hadas. No deberíamos permitir creer que todo progreso científico se reduce a mecanismos, máquinas y engranajes, aunque esa maquinaria también tenga su propia belleza”.

Marie Curie en su laboratorio
Marie Curie en su laboratorio

La experiencia más conmovedora de la última fase de la vida de Curie fue probablemente el matrimonio de su hija Irène en 1926 con Frédéric Joliot (más tarde Joliot-Curie), el asistente más talentoso del Radium Institute. En poco tiempo, era evidente para ella que su unión se parecería mucho a su propia asociación maravillosamente creativa con Pierre Curie.

Trabajó casi hasta el final y logró completar el manuscrito de su último libro, ‘Radioactivité’. En los últimos años, su hija menor, Eve, fue su gran apoyo. Eve era también la fiel compañera de su madre cuando, el 4 de julio de 1934, Curie murió en Sancellemoz, Francia. Albert Einstein (1879-1955) dijo una vez: “Marie Curie es, entre todos los seres célebres, la única a quien la fama no ha corrompido”.

Las 4 mejores frases de Marie Curie

“Estoy entre aquellos que piensan que la ciencia tiene una gran belleza.”

“Era como un nuevo mundo abierto para mí, el mundo de la ciencia, que por fin se me permitió conocer en toda libertad.”

“Uno nunca se da cuenta de lo que se ha hecho; sólo puede ver lo que queda por hacer.”

“El científico cree en las cosas, no en las personas.”

Datos curiosos sobre Marie Curie

  • Marie descubrió el radio y el polonio. Estas dos sustancias son radiactivas.
  • Marie y su esposo ganaron un Premio Nobel por su trabajo. Más tarde Marie ganó otro Premio Nobel.
  • La familia de Marie dirigía una escuela secreta.
  • La hermana de Marie, Bronia, se convirtió en médico, algo nunca visto para las mujeres.
  • El esposo de Marie, Pierre, también era científico. Él y Marie a menudo trabajaban juntos.
  • En 1895, después de que Wilhelm Roentgen descubriera la existencia de los rayos X y Henri Becquerel descubriera que las sales de uranio emitían rayos que se parecían a los rayos X, Marie Curie decidió estudiar los rayos de uranio como una tesis de investigación. Esta investigación llevó a Pierre y Marie a su primer Premio Nobel junto con Henri Becquerel en Física, en 1903.
  • Su viaje continuó con su trabajo en rayos X, Radio y Polonio, lo que les valió varios elogios. Su contribución a la ciencia allanó el camino para las ciencias de la energía nuclear y atómica. Pierre Curie perdió la vida en 1906, debido a un accidente.
  • Marie Curie recibió su segundo Premio Nobel de Química por su descubrimiento de los elementos, Radio y Polonio, en 1911.
  • En 1995, Marie Curie fue consagrada en el Panteón de París. Fue la primera mujer en ser honrada por sus logros.

Video: Los Inventos de Marie Curie

Imprimir

Marie Curie: Biografía Resumida para Niños
4 (80%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *